Searching...
Close search window

Search results › [ ] You may continue typing to narrow your search


Con el accesorio adecuado, los kilos de Karin se deslizan

Karin Fälldin tenía tanto sobrepeso que el personal del hospital Örnsköldsvik Hospital en Suecia no se animaba a ayudarla a salir de la cama. El nombre de la solución era Viking L y con ella, Karin finalmente pudo ponerse de pie. Gracias a la grúa de Liko, su rehabilitación fue increíblemente rápida.

– Fue realmente divertido poder caminar tan bien. Mis amigos dicen que camino mucho más rápido ahora, se ríe.

Fue durante el último otoño cuando Karin Fälldin empezó a tener grandes problemas para movilizarse. Una lesión anterior en el pie hizo que ella tuviera dificultades para caminar, pero también tenía una lesión en su pierna que no se curaba. Empezó a ser muy difícil para ella subir las escaleras de su piso, sin mencionar sacar a pasear a su perro. Su cuerpo retenía mucho líquido, lo que contribuía a sus problemas de peso. Ella pesaba casi 200 kg (440 lbs.). El día antes de Noche Vieja, se puso enferma y tenía mucha fiebre por lo que la trasladaron al hospital Örnsköldsvik Hospital.

– Fue de mucha suerte el haberme enfermado porque entré en coma por septicemia, dijo Karin.

Entre la vida y la muerte

Estuvo entre la vida y la muerte durante un par de días en la UCI. Cuando su pierna empezó a curarse, Karin todavía no tenía la fuerza como para levantarse. Los doctores se dieron cuenta de que solo había una cosa por hacer: Karin tenía que perder peso. Porque cuando se pesó en el hospital, la báscula se detuvo en 198 kg (436 lbs.).

– De otro modo, habría muerto porque mi cuerpo ya no podía resistirlo más, dijo.

Obviamente, había pensado en perder peso antes, pero no me daba cuenta lo grave de la situación. Siempre había tenido sobrepeso, pero en ese momento mi condición era más grave de lo que imaginaba. Puesto que el cuerpo de Karin estaba lleno de líquido, se le introdujo un catéter con un diurético. Ése fue el punto inicial en su pérdida de peso. En dos semanas, perdió 50 kg (110 lbs.).

– No lo podía creer. Era obviamente también el resultado de mis nuevos hábitos de alimentación y de la ingestión de verduras, admite.

Hora de ponerse de pie

Pero seguía habiendo un problema. El personal del centro decidió que era hora de que se pusiera de pie, pero nadie confiaba que ella tuviera la fuerza necesaria para hacerlo por sí misma. Era necesario algo que pudiera soportar a Karin para que ella se animara a intentarlo. Anna Stenfors, representante de ventas de Liko y terapista ocupacional autorizado, tenía la solución.

– Viking L tiene una capacidad de elevación de 250 kg (550 lbs.), lo necesario en este caso. Además, Viking es un accesorio adecuado para los ejercicios de movilidad, gracias a su apoyabrazos. Me di cuenta que era urgente porque Karin no podía ni siquiera sentarse en el borde de la cama incluso antes de venir aquí, dijo Anna.

En cuanto llegó la grúa Viking, Karin se pudo sentar. Con el arnés pantalón elevador, pudo ir desde la cama a una silla incluso el primer día. Luego era hora de probar sus fuerzas.

– No sabía si mis piernas podría soportar mi peso, pero me pude levantar casi por mí misma. Fue una sensación muy agradable. Y la tercera vez caminé sin un arnés como si tuviera una ayuda para caminar. Como me mareé un poco, fue agradable tener el apoyabrazos como soporte. Utilizar la grúa fue una sensación muy agradable y me transmitía seguridad, dijo Karin.

Elisabet Gustafsson es fisioterapista en la sala del hospital y está encantada con la increíblemente rápida rehabilitación de Karin.

– Nunca nos hubiésemos animado a ayudarla en una etapa tan temprana sin la grúa de Liko y nos hubiese llevado muchos más días. Pero fue lo mejor. Todos nosotros nos sentimos mucho más seguros porque la grúa funcionó como un iniciador y nos ayudó en la elevación, dijo Elisabet a Karin, que asintió.

Desde nuestros comienzos, nuestro objetivo principal ha sido siempre pensar en las personas para las que desarrollamos nuestros productos . Nuestro concepto refleja nuestra visión de las actividades cotidianas: mejorar siempre la calidad de vida de los pacientes y del personal asistencial.